Martingala

El sistema consiste básicamente en doblar la cantidad apostada una vez que se pierde una apuesta. De este modo tenemos la posibilidad de recuperar la cantidad perdida más el beneficio que deberíamos haber obtenido de la primera apuesta. En caso de reiterarse el fallo, se sigue repitiendo la multiplicación, de modo que un solo acierto nos hace recuperar todo lo perdido más el beneficio inicial.

El comienzo del Método Martingala

La Martigala o Martingale es una estrategia para juegos de apuestas que tiene su origen en los juegos de casino. Su primer uso datado es del siglo XVIII. Como tantas otras comenzó utilizándose en la ruleta, donde es posible reducir las variables a solo dos opciones, lo que permite simplificar la estrategia.

  • Ruleta: rojo/negro
  • Ruleta: par/impar
  • Ruleta: docena (en este caso con 3 posibilidades en lugar de 2)

Pongamos un ejemplo práctico: realizo una apuesta de 1€ (6.406₲) en una ruleta y selecciono el color rojo. En caso de ganar habré ganado 1€ (6.406₲), en caso contrario habré perdido esa cantidad. Si he perdido solo tengo que repetir mi apuesta por el mismo color, pero esta vez introduciendo 2€ (12.812₲). En caso de ganar ahora recibiré un total de 4€ (25.624₲). Es decir, recuperaré mi primer 1€ y el segundo, más el correspondiente beneficio de ambas apuestas.

Por supuesto es posible que la racha de resultados adversos se extienda obligándome a ir multiplicando una y otra vez la cantidad hasta que ésta me de beneficio.

Usando el método Martingala en las apuestas deportivas

Su aplicación a la hora de realizar apuestas deportivas es similar a la que haríamos en la ruleta, con la excepción de que en este caso no podemos apostar continuamente por las mismas variables. En cualquier caso podemos utilizar este sistema en apuestas simples de cualquier deporte.

  • Fútbol: ganador del encuentro
  • Boxeo: ganador del combate

Como hemos mencionado no es posible apostar dos veces por el mismo partido, por ese motivo a la hora de utilizar el sistema de la Martingala en un deporte es necesario dejarnos guiar por las cuotas. Por ejemplo, si perdemos apostando en un partido de fútbol por un equipo cuya cuota es de 2 y la de su rival es de 2,75, lo único que tenemos que hacer es buscar un partido con cuotas similares y volver a apostar esta vez doblando la apuesta. La matemática nos dice que tarde o temprano ganaremos en nuestra apuesta, recuperando todo lo apostado más el beneficio.

Martingala para todos los deportes

Al aplicarlo a otros deportes el resultado es el mismo que en el ejemplo del fútbol. De hecho es más sencillo si el deporte por el que apostamos no permite los empates, ya que al reducirse el número de variables es más probable que acertemos antes en nuestra apuesta.

Conclusión

La Martingala es un probablemente el sistema más utilizado en las apuestas deportivas y como hemos visto parece no tener ningún tipo de fisura. La propia matemática nos dicta que tarde o temprano acabaremos ganado. Sin embargo no todo es tan sencillo, la Martingala tiene sus inconvenientes aunque estos no sean evidentes. El principal de ellos es que nuestro dinero no es ilimitado y si enlazamos una mala racha de resultados adversos podemos acabar en bancarrota. Además muchas casas de apuestas limitan la cuantía por apuesta o la cuantía que podemos ingresar. Por tanto es un sistema con sus riesgos, que tiene tantos defensores como detractores.