Hándicap Asiático

El hándicap asiático consiste en una predicción sobre quién ganará en un evento deportivo, pero añadiéndole además un hándicap, como si uno de los contendientes comenzase directamente perdiendo. Por ejemplo, un hándicap en un partido de fútbol podría significar tener que ganar el partido con más de un gol de diferencia.

Complejo pero efectivo

La diferencia entre el hándicap asiático y el hándicap normal residen en la posibilidad del empate. Es decir, que el hándicap asiático mide incluso decimales. Si tras una apuesta con un hándicap asiático ganamos, cobraremos la apuesta, pero si tras sumar o restar los goles propuestos por la casa de apuestas el resultado es un empate, se nos devuelve nuestro dinero.

Por ejemplo, en el caso de un partido de fútbol apostamos a que un equipo ganará con un hándicap asiático de -1 gol. Esto significa que el equipo tendrá que ganar por 2 goles para que nosotros ganemos la apuesta. Sin embargo, al finalizar el partido tan solo ha ganado por 1-0. Como le habíamos impuesto un hándicap de -1 el partido quedaría virtualmente en 0-0, con lo cual la casa de apuestas considera el partido nulo y nos devuelve automáticamente nuestro dinero.

El hándicap asiático ofrece ventajas sustanciales sobre el hándicap europeo y por eso es la evolución lógica para aquellos que ya dominan los fundamentos de las apuestas con hándicap. Su mecánica es ligeramente más compleja de aprender, pero con algo de práctica se domina en unas pocas apuestas.

Consejos para la apuesta Hándicap asiático

Para apostar al hándicap asiático solo tenemos que tener en cuenta dos cosas, uno quien creemos que ganará y dos por cuanto creemos que lo hará. Como en todos los tipos de apuestas que exceden de la apuesta simple, es recomendable echarle un vistazo a las estadísticas. Para eso siempre recomendamos alguna de nuestras páginas webs asociadas, ya que una buena base de datos de resultados nos permitirá saber por cuanto ha ganado o perdido cada equipo sus últimos partidos. En algunas ocasiones encontraremos apuestas con un doble hándicap, (-1,-1,5) por ejemplo. En estos casos tenemos que pensar que la casa de apuestas divide nuestro bote en dos, adjudicando la mitad de la cantidad a cada apuesta.

Conclusión

El hándicap asiático parece complejo sobre el papel, pero no es mucho más difícil que apostar por la victoria de un equipo y obviamente se paga bastante mejor. Por tanto es un tipo de apuesta recomendable para cualquier tipo de apostador, en especial para los que ya dominan las apuestas con hándicap.