El Hándicap

El hándicap es un tipo de apuesta que parte de una premisa ya impuesta. Es decir como si uno de los equipos comenzase ganando el partido por uno o más tantos. Nosotros debemos seleccionar cuantos goles restaremos o sumaremos a un equipo.

Emoción en estado puro

Este tipo de apuesta es ir un paso más lejos sobre las apuestas simples de quién ganará un encuentro. Hacemos que uno de los dos equipos parta desde una situación desfavorable. Como es de esperar a mayor hándicap impuesto mayor cuota de apuesta. Pongamos un ejemplo: un partido de fútbol tendrá lugar entre el equipo A y el Equipo B. El equipo A es muy superior y por tanto la cuota que la casa de apuestas paga por su victoria es muy escasa. Sin embargo decido poner un hándicap de – 2 goles al equipo A, lo que significa que no solo creo que va a ganar el partido, sino que lo va a hacer por más de 2 tantos, es decir 3 o más goles. En este caso la cuota que me ofrece la casa de apuestas ha aumentado de forma exponencial.
¿Qué ocurriría si el equipo A sólo ganase por 2 tantos? Pues sencillamente que habría perdido la apuesta.

Consejos para la apuesta con el Hándicap

El hándicap no es más complejo que una apuesta sencilla sobre el ganador de un partido. Es un tipo de apuesta sencilla que podemos realizar sin demasiados conocimientos. Obviamente recopilar información sobre los resultados de los equipos nos hará formarnos una opinión de que hándicap se le puede imponer a uno u otro equipo.

Uno de los consejos más importantes a tener en cuenta cuando se apuesta con hándicap es que no te dejes llevar por las grandes cuotas que se paga por aplicar un hándicap de -3 o -4 tantos a un equipo. Piensa que la gran mayoría de las veces los equipos no se imponen por un tanteo superior a 3 goles de diferencia y si aplicas un hándicap de -3 estas obligando a que tu equipo seleccionado gane por una diferencia de 4 o más goles.

Conclusión

El hándicap es un tipo de apuesta muy recomendable para nuevos apostadores, ya que no eleva en exceso la dificultad en relación a una apuesta simple, e incluso otorga cierto control, al poder decidirse el hándicap a imponer en el partido.